miércoles, 24 de septiembre de 2008

El estrés en la tercera edad

Aunque esta etapa de la vida debería ser relajada, muchas veces trae consigo preocupaciones que producen estrés. Algunas de las causas de que exista estrés en este período corresponden a las mismas cosas que estaban molestando en años anteriores.
El dinero y los problemas familiares, por ejemplo, no desaparecen con la edad. Pero estos años traen, a demás, sus propias dificultades: enfermedades, la muerte de seres queridos, y cambios que llegan con el retiro.
Las buenas noticias son que los mayores pueden beneficiarse de actividades reductoras del estrés, tales como ejercicios o un hobby. La alimentación sana y descansar lo suficiente también ayudará.
Reconocer que hay estrésUno de los aspectos más dificultosos del envejecimiento es aceptar que tanto el cuerpo como la vida están cambiando. Es lógico sentirse triste si una enfermedad nos impide hacer actividades que antes nos encantaban. Es normal frustrarse cuando los años complican conseguir un nuevo trabajo.
Incluso la jubilación puede ser estresante. Muchas personas extrañan la compañía de sus colegas y la rutina diaria que les daba su trabajo.Un paso importante para afrontar el estrés es reconocer claramente lo que lo produce. Busque las causas en su vida.
Luego evalúe los cambios que puede realizar. Aquí hay algunas ideas para trabajar con las situaciones más comunes relacionadas al estrés y la tercera edad.Estrés y enfermedadLa enfermedad, propia o de un ser querido, puede ser una de las principales causas de estrés.
Si usted está enfermo/a:
- Mantenga su salud lo mejor posible. Vaya a sus citas médicas, tome todas las medicinas que necesita, y trate de comer y descansar bien.

- Pida ayuda si la necesita. No es necesario que haga todo por su cuenta. Los amigos y la familia pueden ayudar.

- Hable con un profesional. Es normal sentirse deprimido/a por la enfermedad. Conversar con un consejero o psicólogo puede ayudar.Si usted atiende a un enfermo:- No olvide sus propias necesidades. Escoja comida sana, haga el ejercicio que pueda y manténgase en contacto con amigos.

- Tome descansos. El tiempo para usted es importante.

- Pida ayuda a otras personas, como familiares y amigos, para que permanezcan un rato con el enfermo mientras usted hace otras tareas o descansa.
Estrés y jubilación
La jubilación puede traer preocupaciones económicas, sensación de aislamiento, y la sensación de no ser más útil.
Aquí hay algunas formas de combatir estas penas:
- Afronte sus finanzas. Cree un presupuesto para sus años de retiro. Si es posible, hable con un planificador financiero para asegurarse de que sus inversiones y ahorros cubrirán sus necesidades más adelante.

- Salga. Haga cosas nuevas. Ahora que tiene tiempo libre, úselo. Haga planes con familiares y amigos.

- Busque un nuevo propósito. Si el trabajo era su vida, es tiempo de encontrar algo nuevo en que enfocarse. Voluntariado, clases, un hobby.
¿Qué le gustaría hacer con su vida?
Control del estrés
El manejo del estrés está directamente relacionado con el bienestar y la buena salud. Entre otras actividades, hay dos que puede realizar prácticamente cualquier persona: Los puzzles cognitivos pueden ayudar directamente con el control de la ansiedad.
Resolver un sudoku o palabras cruzadas, o dedicarse a cualquier otro juego que involucre el pensamiento ayuda porque estos ejercicios requieren de concentración, proveyendo así de una distracción muy útil, además del beneficio del estímulo mental.
Por otra parte, también puede encontrar muy buenos los ejercicios de respiración, que resultan extremadamente convenientes. Alivian rápida y efectivamente el estrés y los pueden realizar personas de cualquier edad.
Finalmente, recuerde que la actividad física suave, las reuniones sociales, mantener intereses como pasatiempos o estudios y el cuidado de mascotas, por ejemplo, son grandes ayudas para controlar e incluso eliminar el estrés de sus vidas. (Tomado de Buen Vivir)

Archivo de Noticias