miércoles, 10 de septiembre de 2008

Prohiben fumar en cualquier ambiente cerrado, público y de trabajo, recomienda OMS

Prohibir fumar en todos los ambientes cerrados, públicos y de trabajo; implementar sistemas de vigilancia y una unidad de coordinación nacional, son algunas de las medidas urgentes que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) a todos sus países miembros para combatir el tabaquismo y evitar la muerte de un millón de personas al año en las Américas.

Así lo señaló el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el Perú, Manuel Peña, quien afirmó que otras medidas que deben implementarse en forma coordinada y conjunta por los Estados son: ayudar a quienes quieren dejar de consumir tabaco, ofreciendo servicios de cese del hábito de fumar y estableciendo advertencias gráficas enérgicas sobre el riesgo para la salud.

Asimismo, proteger a la población de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco; disminuir el acceso al consumo de tabaco, principalmente para los jóvenes, mediante medidas como el aumento de los impuestos a este producto.

Peña consideró que el aumento del precio es, probablemente, la medida de mayor impacto inmediato en el consumo de tabaco.

“Incrementos del 10 por ciento en el precio de las cajetillas pueden producir una disminución del consumo hasta en 8 por ciento en los países de menor desarrollo. Por lo demás, jóvenes y las personas de menos recursos son los más sensibles al aumento del precio”, afirmó.

Reveló que en el Perú, el 75 por ciento de los fumadores empieza a fumar antes de los 18 años de edad y uno de cada cuatro niños está expuesto al aire contaminado por el humo de tabaco de otras personas en su propio hogar.

Al participar en el Taller de implementación del Convenio Marco de la OMS para el control del Tabaco, que se desarrolla en Lima, el funcionario indicó que la OPS ha realizado un monitoreo sistemático del cumplimiento de los artículos de dicho instrumento y cada año se comprueba que los logros son mayores y se está avanzando, pero aún falta mucho por hacer.

Este convenio es un tratado internacional vinculante y actualmente 158 naciones en el mundo lo han ratificado, de los cuales 25 son de las Américas. El documento prioriza el derecho a proteger la salud, basándose en la evidencia científica de que el consumo y la exposición al tabaco causan muerte, enfermedad y discapacidad.

En ese sentido, refirió Peña, hay todavía 10 países en las Américas que no han ratificado el convenio; sólo Uruguay aumentó los impuestos al tabaco; sólo 9 países han cumplido con implementar advertencias enérgicas en el empaquetado y etiquetado.

Sólo dos países (Panamá y Uruguay) cumplen a nivel nacional con la medida de tener ambientes cien por ciento libres de humo de tabaco, aunque Colombia, Canadá, Argentina y Estados Unidos tienen desde mayo de este año un decreto ministerial al respecto.

En el caso del Perú, el alto funcionario destacó que ha ubicado las acciones en salud en un lugar prominente entre las prioridades del Gobierno, pero le falta cumplir algunos artículos del convenio.

Por ejemplo, aquellos referidos a la advertencia sobre el peligro para la salud debido al consumo de cigarrillos. Tampoco cumplió con elaborar la relación de establecimientos 100 por ciento libres de humo, dado que se permite aún la existencia de áreas para fumadores en lugares públicos. ANDINA

Archivo de Noticias