viernes, 21 de noviembre de 2008

Jovencita vivió cuatro meses sin corazón mientras esperaba trasplante en Miami

Una jovencita estadounidense de 14 años pasó cuatro meses sin un corazón en su cuerpo y recibiendo bombeo externo de sangre mientras aguardaba que su organismo se fortaleciera para recibir un trasplante en un hospital del Miami, dijo a la AFP uno de los médicos que la operó.

Luego que el 2 de julio fallara un primer trasplante realizado a D'Zhana Simmons fue necesario quitarle el corazón para reemplazarlo por un nuevo órgano, una operación que se realizó el 29 de octubre en el Hospital Infantil Holz y que sí logró restablecer la función cardíaca.

Durante esos casi cuatro meses, D'Zhana vivía conectada a una máquina con dos bombas. Una realizaba el trabajo del ventrículo derecho y enviaba sangre a los pulmones mientras la segunda trabajaba como ventrículo izquierdo para enviar sangre al resto de su cuerpo.

"El primer corazón que se le trasplantó no funcionó bien y tuvimos que buscar un segundo. Mientras tanto, durante cuatro meses tuvimos que conectarla a un sistema de bombeo para continuar su vida y la circulación de sangre en su cuerpo", explicó el doctor Marco Ricci, director de Cirugía Cardíaca Pediátrica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami.

"Es la primera vez que se emplean este tipo de bombas en un paciente pediátrico. Podríamos decir que nunca una persona tan joven había vivido tanto tiempo sin corazón por un período tan largo de tiempo", dijo el cirujano.

Ricci explicó que la adolescente tenía un problema de cardiomiopatía dilatativa. "El corazón se dilata y pierde la funcionalidad. La única opción que existe es un trasplante", señaló.

Y agregó que el sistema de bombeo se utiliza generalmente para dar apoyo a la función del corazón, pero no para reemplazarlo totalmente.

Los primeros dos meses que estuvo sin corazón la condición de la jovencita era compleja. Tenía infección en un pulmón, insuficiencia de respiración, del riñón y del hígado.

"Luego comenzó a mejorar y entonces decidimos hacer el segundo trasplante, que se adaptó mejor, y le realizamos también un trasplante de riñón el 30 de octubre, al día siguiente de colocarle el nuevo corazón", contó el cirujano.

"Creemos que nunca se había hecho algo así antes, aunque no podemos afirmarlo con un 100 por ciento de certeza porque nunca se sabe qué pasa en otras partes del mundo, hay muchos hechos de la medicina que nunca se reportan", dijo Ricci.

D'Zhana dejó el miércoles el hospital y se alojó en un hotel cercano para ir a controlarse durante dos o tres meses antes de regresar a Carolina del Sur, de donde llegó con su madre en busca de un milagro.
Fuente: msn.com

Archivo de Noticias