viernes, 28 de noviembre de 2008

La oración: gran fuerza curativa

La oración es una poderosa terapia espiritual que influye sobre el organismo.
Los estudios de seguimiento y estadística, realizados a lo largo de varios años en hospitales de Estados Unidos y Europa, demuestran concluyentemente, que al margen de si el enfermo es creyente o no, la oración fervorosa de familiares y amigos, influye poderosamente en su recuperación orgánica, e incluso, en algunos casos, ha protagonizado ese misterioso fenómeno que se denomina "remisión espontánea" en casos de cáncer avanzado.

Los médicos que se resisten a abandonar posiciones materialistas, han formulado una teoría que pretende explicar esta influencia "mística" sobre los desequilibrios orgánicos.

En primer lugar,-dicen- ahora ya está comprobado, que no hay enfermedades "sólo del cuerpo", o "sólo de la mente". El nuevo esquema "nosológico" (de origen de la enfermedad), ha llegado a la conclusión de que al igual que en el Cosmos, "todo influye sobre todo".

-Efectivamente, la gente desdichada, incomprendida o que se siente inútil, envejece más aprisa y es más propensa a desarrollar cuadros depresivos o sufrir accidentes cardiovasculares.

En cuanto a la influencia de la oración en el progreso de curación, los "Doctores Materialistas", rechazan cualquier intervención divina, precisando que "el estado de fervor místico, o arrobamiento", dispara la emisión de neuro transmisores cerebrales, tales como la dopamina, la serotonina, la epinefrina y algunos otros, que literalmente, "despiertan "al sistema inmunológico, levantando el nivel de las "defensa naturales".

-En otras palabras- y conforme han afirmado los místicos de todos los tiempos- "el equilibrio de la salud, viene del fondo de la conciencia. La bondad, el perdón, la misericordia, la solidaridad, la justicia y el perdón, generan bienestar yÂ…restablecen el equilibrio orgánico".

Lo contrario, desata el "estrés", la depresión, la alta tensión arterial, y la "mind actitude" (actitud mental que condiciona la enfermedad, como una suerte de autocastigo) y, propicia los más graves deterioros de la salud.Una cadena de oraciones, impartida con frecuencia, puede resultar la más poderosa medicina del mundo. O por lo menos, "de este mundo". RPP

Archivo de Noticias