viernes, 17 de julio de 2009

Corazón de adolescente británica vuelve a latir tras 14 años

Después de 16 años, una adolescente británica pudo ser curada de una enfermedad cardiaca con la que nació. Caso es todo un paradigma de la ciencia al extirparle un corazón donado que le habían injertado junto al suyo y con el que vivía desde los dos años.Hannah Clark nació en 1993.
Su corazón no funcionaba con normalidad dado a la cardiomiopatía con la que vino al mundo. Dos años después, los cirujanos del Hospital londinense del Great Ormond Street, detectaron estas anomalías en su salud.
La solución a su problema, fue injertarle el corazón de un hombre fallecido para que pudiera sobrevivir. Sin embargo, no se le remplazó, sino que se le hizo convivir con el que ya tenía a la espera de una solución para curar el problema con el que nació.
Once años después de haber recibido el nuevo corazón, las drogas usadas para que pudieran convivr juntos ya no estaban resultando, por lo que el cuerpo de Hannah, lo empezó a rechazar.
En el 2006, los doctores se arriesgaron a quitarle el corazón del donante. Sin embargo, logró sobrevivir. Los médicos teorizaron que el órgano del hombre fallecido permitió que el de Hannah pudiera descansar mientras realizaba el trabajo.
Con el tiempo para descansar, su verdadero corazón, se curó y se volvió fuerte.La recuperación de la cardiomiopatía es realmente complicada.
Primero porque los órganos recibidos deben responder satisfactoriamente al cuerpo del paciente y, segundo, porque es increíble que su corazón volviera a funcionar después de tanto tiempo.
Por ello, el cirujano, Magdi Yacoub, quien fue el primero que le realizó la primera cirugía, se mostró "feliz con el resultado final de la operación".Cabe destacar que las cardiomiopatías aparecen en 1.2 a 1.4 niños de cada 100 mil.
Se presenta mayormente en el primer año de vida que en los posteriores, donde es de 8 a 12 veces más común.
Foto: EFE

Archivo de Noticias