martes, 17 de abril de 2012

Modelos exitosas con débil personalidad tienen mayor riesgo de caer en las drogas

Las mujeres exitosas, con una débil personalidad, son fácilmente manipulables y tienen mayor riesgo de caer en la adicción a las drogas, advirtió hoy el responsable del servicio de Consejería “Lugar de Escucha” de Cedro, el psicólogo Milton Rojas.

El especialista se refirió de manera particular a las mujeres que se dedican al modelaje, quienes no solo tienen transtornos alimentarios, venerando el perfil esquelético, sino que apelan a una serie de medicamentos y bebidas alcohólicas para mantenerse en ese mundo.

Mencionó el caso de la modelo venezolana Caroline Visser Duhartte (32) y de la colombiana Orfelina Camargo Chavarro (29), detenidas hace más de una semana en Miraflores junto a su proveedor Carlos Santiago Álvarez Arrieta (55), 'Tío Charlie', quien tenía sexo con ellas a cambio de drogas.

Rojas explicó que existen algunas personas susceptibles a determinados comportamientos antisociales o sicopáticos, las cuales pueden intercambiar con facilidad el sexo por drogas, o buscar dinero fácil sin ningún esfuerzo.

“Estos comportamientos también forman parte del perfil en el adicción femenina”, insistió Rojas en diálogo con la agencia Andina.

Señaló que este tipo de mujeres son extremadamente dependientes de un varón que las abastece de la droga que necesitan. Además, dijo, son muy influenciables y manipulables, porque han tenido serios antecedentes de maltrato físico en sus hogares.

Informó que de acuerdo a los estudios desarrollados por Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Cedro) en mujeres adictas, se encontró muchos antecedentes de patología familiar.

“Por ejemplo hay incestos, violaciones, maltratos psicológico y físico, violencia doméstica con mayor prevalencia en las mujeres que en los adictos varones”, manifestó Rojas.

Dijo que otro factor que hay que anotar específicamente en adicción femenina es que, por ejemplo, la sociedad y la misma familia sanciona de una manera mucho más drástica a la mujer adicta.

“A los varones se les disculpa, se les perdona, se les da una oportunidad, pero a las mujeres se les sanciona y se les etiqueta de una manera mucho más drástica. La sociedad machista tiende a castigar más severamente a la mujer”, explicó. Fuente: ANDINA 

Archivo de Noticias