domingo, 17 de junio de 2012

Cuando el perro forma parte de la terapia


Un perro le cambió la vida a Paolita, una niña de 10 años con síndrome de Down que se negaba a caminar, a pesar de que sus piernas se encontraban en perfecto estado. La pequeña logró una gran empatía con el can, lo que facilitó su recuperación.

Desde hace varios años, diversos especialistas en todo el mundo emplean perros como parte de sus terapias con excelentes resultados. ¿La razón? Según el veterinario Julio Bermejo, de Master Dog, la interacción con estos animales produce “estímulos favorables” en muchos pacientes, sobre todo en los menores que padecen algún tipo de discapacidad.

La empatía que surge entre la mascota y la persona a ser tratada hace que la terapia sea más sencilla, relajada, abierta y entretenida. Como afirma Bermejo, “algunos ni se dan cuenta de que son tratado clínicamente”.

¿Y todas las razas se pueden usar para las Terapias Asistidas con Animales (TAA)? De acuerdo con el veterinario, los preferidos son el labrador retriever y el golden retriever, por su carácter dócil y apacible.

Ojo: las TAA siempre deben ser supervisadas por un experto en el manejo de canes y por un profesional de la salud. Ambos deben trabajar de manera coordinada para facilitar que los objetivos sean alcanzados y para conseguir una recuperación plena.

DATO

- Este tipo de tratamiento ha sido denominado como la ‘medicina para el corazón’. Los canes son especialmente preparados por expertos entrenadores. Fuente: Peru21

Archivo de Noticias