sábado, 2 de junio de 2012

Fármaco reduce el cáncer de próstata


Un nuevo tratamiento logró frenar la propagación del cáncer avanzado de próstata en 60% de los hombres que ya no respondían a las terapias a base de hormonas y que aún no eran sometidos a quimioterapia, según un estudio que se presentó hoy ante el mayor congreso mundial sobre cáncer en Estados Unidos.

Muchos casos de este tipo de mal no necesitan tratamiento debido a que el tumor crece tan lentamente que no representa una amenaza. Para los varones que escogen tratarse mientras la enfermedad todavía está confinada a la próstata, la cirugía y la radiación son opciones comunes.

El medicamento utilizado en la investigación fue el acetato de abiraterona, un bloqueador hormonal llamado Zytiga, del laboratorio estadounidense Johnson & Johnson, que limita el dolor y retrasa el deterioro del estado general del paciente, preservando por mucho más tiempo la calidad de vida y extendiendo la longevidad de los pacientes.

“Este medicamento prolonga vidas y hace que durante más tiempo los enfermos no sientan dolor como consecuencia del avance del cáncer”, explicó el doctor Charles Ryan, profesor de medicina clínica de la Universidad de California y principal autor de esta investigación.

El ensayo clínico fue realizado en 1,800 hombres, a quienes se les había diagnosticado cáncer de próstata cinco años antes en 151 centros de tratamiento del cáncer de Norteamérica, Europa y Australia. La mitad de los participantes en el estudio tomó un placebo con prednisona –un esteroide–, mientras la otra mitad fue tratada con Zytiga y también con el fármaco antes mencionado.

En el grupo de los que tomaron Zytiga, los enfermos tuvieron un lapso de 16 meses antes de que el mal que padecen volviera a empeorar, comparado con los 8.3 meses de los otros pacientes, señaló el galeno.

El especialista presentó los resultados de su estudio este sábado en la 48 conferencia anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), que reúne a más de 30 mil oncólogos, investigadores y representantes de firmas farmacéuticas en Chicago, Illinois. Fuente: Peru21

Archivo de Noticias