jueves, 14 de junio de 2012

No dejes que te gane el estrés


El estrés es una respuesta natural de nuestro organismo. Sin embargo, el ritmo de la vida moderna ha hecho que se convierta en una epidemia silenciosa, pero muy nociva. ¿Se imagina vivir en un permanente estado de alerta y angustia? Lo cierto es que el estrés puede llevarlo a dicho escenario, sobre todo cuando se convierte en un mal crónico.

EFECTOS DAÑINOS
¿Qué hace el estrés exactamente? A nivel neurológico, provoca ansiedad, irritabilidad, mala calidad de sueño, ataques de pánico, depresión, dolor de cabeza, disminución de la concentración, entre otros. Incluso, si llega a niveles críticos, podría ser el disparador de algún trastorno de índole psiquiátrico.

Asimismo, aumenta la presión arterial y el riesgo de sufrir un infarto cardiaco. Por otra parte, causa diversos trastornos digestivos, dolor abdominal, colon irritable, entre otros. Por si fuera poco, debilita el sistema inmunológico, lo cual equivale a dejar la puerta abierta para infecciones y enfermedades.

Además de las cuatro áreas mencionadas, es necesario indicar que el estrés genera tensión muscular, trastornos en el rendimiento sexual, problemas dermatológicos, así como males que, paradójicamente, aparecen como ‘remedios’, tales como alcoholismo, drogadicción o tabaquismo. Además, es una de las principales causas de la baja productividad de los trabajadores. Es decir, ¿quién puede rendir bien si está estresado?

SOLUCIONES A LA VISTA
La buena noticia es que el estrés se puede vencer. ¿Cómo? Para empezar, duerma bien. Que esas siete, ocho o nueve horas de sueño sean sagradas. Ser ordenado también ayuda mucho: diseñar horarios le permitirá visualizar qué cosas puede hacer en un día y qué cosas no. Otra cosa fundamental: haga ejercicio. La actividad física estimulará la segregación de las hormonas del bienestar.

¿Qué tal si dedica tiempo a divertirse? No significa que deba salir de juerga todos los fines de semana, sino que debe contar con el humor como herramienta diaria. Todo esto puede complementarse con una dieta sana y con la práctica de alguna actividad de relajación, como yoga o meditación. Fuente: Peru21

Archivo de Noticias