jueves, 17 de abril de 2014

Advierten que arrojar residuos en playas puede generar dermatitis y otros males

Especialistas de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) pidieron hoy a quienes acampan en las playas no arrojar desperdicios en esos lugares porque a la larga esa contaminación genera perjuicios a su propia salud causando enfermedades como la dermatitis. 

El director ejecutivo de Ecología y Protección del Ambiente, Elmer Quichiz, señaló que se está trabajando semanalmente para garantizar la limpieza de las playas, labor que se agudiza en fechas como Semana Santa, cuando aumenta la cantidad de gente que visita esos lugares.

En ese contexto, indicó que hay formas de identificar una playa saludable para poder armar un campamento, y que es responsabilidad de los visitantes mantenerlas en esta situación.  

“La gente puede reconocer si las playas son saludables al encontrar en ellas un banderín azul. Posteriormente, les corresponde mantener el espacio en esas condiciones: colocar sus alimentos en bolsas,  poner los  residuos en tachos que deberían estar implementados por la municipalidad correspondiente. Deben evitar enterrar, quemar o dejar dispersa su basura”, detalló el especialista de Digesa.

Explicó además que enterrar  en la arena los desperdicios puede generar graves problemas a la salud de los bañistas en un mediano o largo plazo  

“Enterrar los desperdicios en la arena o usar las playas como servicios higiénicos aumenta la carga microbiana y contamina con hongos y bacterias, lo que puede generar problemas dérmicos, oculares, gastrointestinales”, explicó. 

Manifestó que  las principales enfermedades o trastornos que se presentan en estas situaciones son los hongos en la piel, diarreas y diversas formas de intoxicaciones.

Quichiz sostuvo que en sus jornadas de limpieza en las playas  encuentran desde botellas de vidrio de cerveza o gaseosa, hasta animales domésticos muertos.

“Es normales encontrar residuos plásticos, huesos de pollo y residuos orgánicos., siendo las botellas de vidrio los más comunes y dañinos, si llegan a romperse. En casos muy raros se encuentran  animales muertos, como perros y gatos que son abandonados en estos lugares por sus dueños”, indicó

Finalmente, pidió que  los bañistas y campistas sean conscientes  de que  las playas son lugares de recreación y no de contaminación, que deben ser conservadas con responsabilidad por los usuarios de las mismas. Fuente: ANDINA 

Archivo de Noticias