viernes, 6 de junio de 2014

Mal uso del inhalador podría ocasionar la muerte de asmáticos

El uso correcto de los inhaladores puede salvar la vida de personas asmáticas, pero si su uso es inadecuado podría generarles problemas de salud como taquicardia o paro respiratorio y, a consecuencia de ello, hasta conducir a la muerte, advirtió la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

“Las personas con asma que no saben usar el inhalador asimilan de manera insuficiente o en sobredosis este medicamento, impiden la prevención y tratamiento inmediato de la crisis asmática o momentos de falta de aire, situaciones que podrían tener consecuencias fatales”, alertó el jefe del Equipo de Atención Farmacéutica de la Digemid, Aldo Álvarez Risco.

Tomó como ejemplo el caso del Salbutamol, que es el inhalador más utilizado para controlar las crisis asmáticas.
 “Cuando se presenta una sobredosis, la persona afectada puede presentar sudoración excesiva, temblores e insomnio en casos leves y taquicardia en aquellos que padecen problemas cardiovasculares”, indicó.

Álvarez agregó que si, por el contrario, una persona recibe una dosis insuficiente de Salbutamol durante una crisis asmática, sus bronquios se cerrarán lo que le impedirá respirar y recibir oxígeno; puede desencadenar un paro respiratorio que si no es tratado a tiempo generará daño cerebral, paro cardiaco y hasta la muerte.

Tras señalar que el 75 por ciento de los peruanos que padecen asma están en peligro porque utilizan de manera inadecuada el inhalador, Álvarez explicó los pasos a seguir para una aplicación correcta.

“Antes de usar el inhalador, deben agitarlo, luego llevarlo a la boca y presionarlo haciendo un 'puff' para una primera inspiración y retener la respiración por 30 segundos. Si debido a la crisis asmática no puede completar el medio minuto, contenga la respiración por lo menos 10 segundos. En ambos casos, se debe esperar un minuto para una segunda inspiración, para que el medicamento ingrese de manera correcta al organismo”, detalló. 

Recordó que los principales errores que se cometen son utilizarlo sin agitarlo previamente e inhalar dos veces seguidas, sin hacer la pausa necesaria. “Si no lo agitamos antes de usar, no entrará al organismo la dosis necesaria para controlar la crisis y si hacemos dos 'puff' seguidos el efecto será el de una sola aplicación”, aclaró.

Álvarez recomendó no usar de forma indiscriminada el inhalador. ”Toda persona asmática debe ser evaluada por un médico, quien determinará la dosis adecuada y hará el seguimiento necesario para una mejor evolución del tratamiento”, subrayó. Fuente: ANDINA 

Archivo de Noticias