lunes, 17 de noviembre de 2014

En el Perú cerca de 160,000 personas son invidentes por diversas causas

En el Perú existen cerca de 160,000 personas invidentes y casi 600,000 que sufren de alguna discapacidad visual, que les compromete su calidad de vida, desarrollo integral y bien familiar, según las cifras manejadas por el Ministerio de Salud (Minsa).

Por esa razón el Hospital Nacional Docente Madre Niño “San Bartolomé”, a través de la Unidad de Promoción y Campañas de Salud, y la Estrategia Sanitaria de Salud Ocular y Prevención de la Ceguera, realizó hoy una campaña de despistaje de ceguera por catarata en las instalaciones de la losa deportiva del nosocomio.

En Latinoamérica se estima en 3 millones la cifra de personas que han perdido la visión, el 60 por ciento debido a catarata y vicios de refracción, un 20 por ciento por glaucoma, retinopatía diabética y de la prematuridad, de este porcentaje el 70 por ciento está en situación de pobreza y pobreza extrema.

La catarata es la principal causa de la ceguera. Se trata mayormente de un proceso degenerativo de opacificación del cristalino relacionado con el envejecimiento de las personas, cuyo pico inicial es a los 50 años de edad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Perú la principal causa de ceguera es por catarata bilateral con 47 por ciento; seguida por errores refractarios no corregidos con 15 por ciento, glaucoma con 14 por ciento y la retinopatía diabética con el 5 por ciento. 

El 37 por ciento de los ciegos por cataratas se encuentran distribuidos en regiones de la sierra y selva, en su mayoría población rural; el 63 por ciento restante se ubica en zonas urbano-marginales de la costa, incluyendo Lima y Callao.

La prevalencia de ceguera en el país es cerca del 0.6 por ciento si se incluye a las personas con limitación visual severa (visión < 20/200) y la mayoría de los casos puede ser prevenible, tratable o recuperable.

Aparte están las cataratas que afectan a los niños, que por la deprivación temprana de la visión puede causar ambliopía (disminución de la agudeza visual sin que exista ninguna lesión orgánica). Se presentan cada año unos 300 casos de catarata congénita, cuyas causas suelen ser alteraciones genéticas e infecciosas, entre otras. 

Otro origen importante es la diabetes mellitus, que provoca alteraciones metabólicas en el cristalino que conduce a la catarata. Causas menos frecuentes son los traumatismos oculares, inflamaciones intraoculares, entre otras. Fuente: ANDINA 

Archivo de Noticias