domingo, 21 de diciembre de 2014

Casos de depresión aumentan en 40% en temporada navideña

La llegada de la Navidad puede ser para algunas personas motivo de tristeza y desolación. Es así que en esta época del año los casos de depresión se incrementan en un 40 por ciento, estimó Jesús Cienfuegos, psicóloga del Sisol del distrito de Ate.

“Mucha gente en Navidad se desespera por falta de dinero, recuerda la lejanía o ausencia de sus seres queridos, rupturas amorosas, problemas familiares, lo que provoca que se sumerjan en estados emocionales muy fuertes como la depresión”, comentó la especialista. 

Mencionó que en este tiempo las personas hacen una evaluación del cumplimiento de sus metas y muchos se frustran porque no han logrado sus propósitos, o se cargan de estrés, ansiedad y hasta cólera. 

Cienfuegos precisó que hay que diferenciar entre la tristeza, que es algo momentáneo, y la depresión que es un estado del cual no se puede salir por sí solo y se necesita del apoyo de un profesional. 
SÍNTOMAS Y FORMAS DE SUPERAR LA DEPRESIÓN 

Sostuvo que hay que tener en cuenta algunos síntomas de la depresión son la fatiga extrema, aumento o pérdida de apetito, pérdida de peso, mucho sueño o insomnio. También disminuye la concentración, hay una tristeza intensa, pensamientos incontrolables referidos a la muerte, suicidio y sentimiento de culpa. 

La especialista señaló que en esta época del año lo mejor es no estar solos, tratar de salir, visitar a la familia, a las amistades, y si es posible cambiar de entorno. "No es bueno enfrascarse en el pasado, en pensamientos negativos, hay que rescatar lo positivo y no ser tan autocrítico, de todos los errores se aprende", agregó.

“Hay que vivir el verdadero sentido de la Navidad, que haya unión, tranquilidad, unidad, enseñar a nuestros familiares a reconocer errores, pedir perdón, proyectarse hacia el nuevo año”, comentó. 

Finalmente, Cienfuegos sugirió como una terapia para la Noche Buena que la familia se reúna y escriba en algunas tarjetas o papeles las cosas que quiere agradecer, o lo que quiere cambiar, perdonar, y luego quemar lo escrito y, si se desea, comentarlo en la familia. “Es una forma de sacar las emociones y descargar los sentimientos negativos”, refirió. ANDINA

Archivo de Noticias