lunes, 22 de mayo de 2017

Problemas de salud mental son atendidos en centro comunitario de Carabayllo

12:48. Lima, may. 22. Al norte de Lima, en Carabayllo existe un lugar donde un equipo de profesionales especializados atiende a personas acongojadas porque no pueden dormir, tienen ansiedad, un hijo con déficit de atención o con problemas de adicción. Es el Centro de Salud Mental Comunitario que ofrecer servicios para devolverle la tranquilidad emocional a la población.


María, Juan y Brayan se acercaron al local ubicado dentro del estadio municipal, porque sus familiares se enteraron que allí había personal que atendía problemas de salud mental. María, de 31 años, recordó que su papá fue quien le pasó la voz.  

A ella le detectaron esquizofrenia paranoide hace nueve años atrás. Los largos periodos de sueño y las pocas ganas de salir de su casa cada vez que regresaba luego de buscar trabajo, tuvieron sentido cuando le dieron el diagnóstico.  

"Cuando terminé de estudiar empecé a buscar trabajo porque en casa faltaba dinero. No conseguía y eso me afectó mucho. Empecé a tener pensamientos negativos, a encerrarme en casa hasta que dejé de salir. Inclusive pensé en suicidarme", comentó. 
Desde su internamiento en el Instituto de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi hasta la entrega de medicinas en el hospital de Collique los tratamientos que le dieron para controlar sus miedos e insomnios fueron diversos, hasta que llegó al centro. 

El médico psiquiatra y jefe del establecimiento, Jeanrro Aguirre Dedios, refirió que son varios los casos de esquizofrenia paranoide que atiende el Centro de Salud Mental Carabayllo. 

Es un grupo que requiere más cuidado y por eso los visitan una vez por semana en sus casas, explicó. 

"Estos pacientes tienen un plan de tratamiento y cuidados rigurosos, por eso además de acercarnos a sus casas, nos comunicamos con ellos vía mensajes de texto por teléfono, messenger o whatsapp para recordarles sus citas y el cumplimiento de medicación", precisó.  

María acude al centro desde que abrió sus puertas el 2015, y hoy es considerada una paciente estable. A diferencia de otros momentos de su vida ya puede hacer planes, quiere estudiar idiomas y buscar trabajo.  
Salud mental para todos 

A los pacientes estables los organizan alrededor de actividades recreativas, chocolatadas y paseos que realizan a través del club "Fantásticos e Invencibles", donde afirman su autoestima, establecen lazos amicales y desarrollan pensamientos positivos, contó el galeno.  

Al centro de salud mental, uno de los 29 que existen en el país, llegan también pacientes de Independencia, Comas, Los Olivos, Ventanilla y Puente Piedra. Después de la consulta pasan por una evaluación integral para determinar si la unidad de niños y adolescentes, adultos, adicciones o atención individualizada, verá su caso. 

Personas con depresión son las que más acuden al lugar, ellas representan el 40% de las consultas, señala Aguirre Dedios, mientras que los trastornos de ansiedad un 20%, los psicóticos otro 20% más y quienes padecen de adicciones al alcohol o sustancias, un 10%.  

"La rehabilitación de cada uno, incluye talleres, terapias individuales y grupales, medicación, si es necesaria y la inclusión de la familia en el proceso de tratamiento. Por eso promovemos los Grupos Organizados de Ayuda Mutua (GOAM) para integrar a padres, hermanos, parejas pues son el soporte fundamental en la recuperación del paciente", señaló.  

Apoyo permanente 

Ese el caso de Juan, diagnosticado con esquizofrenia, quien gracias al apoyo de su esposa e hija ha logrado una vida cotidiana estable y hoy labora en una empresa de confecciones de mochilas. Tenía 32 años cuando le detectaron la enfermedad. Hoy a sus 44, los fuertes dolores de cabeza y la ansiedad quedaron atrás.  
La enfermera Claudia Pacoricona Bramon, con especialidad en salud mental, forma parte del equipo de profesionales del Centro. Ella es responsable de lograr en los pacientes la adherencia al tratamiento, no solo farmacológico pues el problema que tienen no es físico sino mental. 

"La estrategia de cuidado responde a un plan, en el que el paciente que requiere más atención es la prioridad: es el que no tiene conciencia de la enfermedad, padece psicosis, bipolaridad, depresión con ideas suicidas o alucinación o el que cree que no necesita tratamiento", expresó.

A través de una escala de colores en el que rojo es "riesgo", amarillo "riesgo parcial" y verde "paciente estable", se ubica a los pacientes en un mapa. Brayan tiene 26 años, tiene problemas de consumo de drogas y hace un año "está limpio". Al lado de su nombre hay un circulo verde. 

"Un equipo multidisciplinario realiza las visitas domiciliarias para conocer las condiciones en las que vive el paciente para ver si su entorno inmediato es una amenaza para su recuperación. La familia de Brayan ha sido una gran apoyo para él", comentó.

El 2015 el Centro de Salud Mental Comunitario Carabayllo realizó 5,000 atenciones. El 2016 unas 32,525. En el primer trimestre de este año, el número llegó a 13,556. Fuente: www.andina.com.pe

Archivo de Noticias